Hacemos uso de cookies propias y de terceros para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de cookies

ACEPTAR

Logomarca ARE Capital - real state solutions

Animales en pisos de alquiler

13/01/2022

¿Pueden los propietarios prohibir tener mascotas en una vivienda en alquiler tras la reforma?

Animales en pisos de alquiler

La reforma del estatus jurídico de los animales vigente desde enero afecta a tres leyes, el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil y en ningún caso se hace referencia a la situación jurídica de los animales en el hogar, por lo que la situación, bastante difusa sobre las cláusulas de alquiler que prohíben animales en casa, siguen como hasta ahora, sin ningún cambio. Aunque esto podría cambiar.

La respuesta más larga y compleja a la pregunta es esta. Desde enero y a través de la reforma aprobada en diciembre de 2021, los animales dejan de tener el estatus de "cosas" y pasan a considerarse legalmente "seres vivos dotados de sensibilidad" y parte de la unidad familiar.

 Más allá de cuestiones como el nuevo DNI animal, que aún está por definir en muchos aspectos, esta reforma afecta a tres leyes:  el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Sin embargo, no modifica la Ley de Arrendamientos Urbanos, por lo que permanece de la misma manera en la que está ahora. Y esta ley es algo difusa al definir la cuestión de si es legal prohibir animales en los contratos.

Sin entrar en cuestiones sobre los derechos de los animales y sus propietarios, o de los arrendadores lo que la Ley señala es que " los arrendamientos de vivienda se regirán por los pactos, cláusulas y condiciones determinados por la voluntad de los implicados". Es decir, el arrendador y arrendatario, pueden acordar en el contrato e indicarlo en el mismo, permitir o no permitir perros.

Además, la ley también contempla que el casero pueda rescindir el contrato por realizar actividades "molestas, insalubres, nocivas, peligrosas", aunque algunos abogados siempre han alegado que estas cláusulas son abusivas y que no tendrían demasiado recorrido de ser impugnadas. En resumen, y como hemos comentado anteriormente, si el contrato de alquiler incluye la cláusula de prohibición, no se podrán traer animales a casa, y si no la incluye, estarán permitidos.