Hacemos uso de cookies propias y de terceros para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de cookies

ACEPTAR

Logomarca ARE Capital - real state solutions

Trucos efectivos para pasar menos calor en casa sin que se dispare la factura

01 de julio de 2020

Consejos para refrescar el ambiente sin tirar de aire acondicionado y sin sustos en el recibo de la luz

Trucos efectivos para pasar menos calor en casa sin que se dispare la factura

En algunos lugares ha tardado un poco, pero parece que finalmente el calor ya ha llegado para quedarse. Muchas personas han aprovechado estos días para hacer el cambio de armario, desempolvar su ropa más veraniega y guardar las prendas más abrigadas para el invierno. ¿Por qué no preparar también la casa, además del vestuario, para las temperaturas más elevadas que nos esperan?

Antes de encender el aire acondicionado, que genera un gasto energético y económico importante, pensemos: ¿qué otras cosas podemos hacer para mantener la casa fresca y confortable incluso en mitad de la peor ola de calor? He aquí los consejos para no asfixiarse ni con los calores ni con la factura de la electricidad

1. Proteja la vivienda de la entrada del calor durante las horas de más sol. Cierre las ventanas en las horas de calor y utilice protecciones solares, especialmente aquellas que se encuentran en el exterior: porticones, cortinas exteriores, toldos, persianas...

2. Refresque la casa ventilándola durante la noche o en las primeras horas de la mañana, cuando la temperatura exterior es más baja.

3. En verano, la ventilación y el movimiento del aire mejora la sensación de confort térmico:

-Si la vivienda dispone de aberturas a fachadas opuestas, utilice la ventilación cruzada para favorecer el movimiento del aire y permitir el paso de aire más fresco de las fachadas en sombra hacia las más soleadas.

-Si la vivienda tiene más de una planta, abra las ventanas de arriba y abajo para disipar el aire caliente que se acumula en la parte alta.

-Utilice ventiladores, preferentemente colocados en el techo, para favorecer el movimiento del aire y mejorar así la sensación térmica. Estos equipos tienen un bajo consumo energético.

4. Si tiene jardín, incorpore zonas de vegetación y árboles de hoja caduca que darán sombra al edificio en verano y permitirán la entrada de sol en invierno cuando este es favorable. La combinación de zonas sombreadas y soleadas favorece el movimiento del aire que siempre es deseable en verano.

5.Si la casa se encuentra en un clima seco, podemos conseguir una sensación más fresca aprovechando la evaporación del agua. Coloque humidificadores combinados con los ventiladores y añada una fuente o estanque en el jardín, si lo tiene.

6.Si su vivienda presenta unas buenas prestaciones de aislamiento, aprovéchelas para hacer un uso eficiente de ellas. En caso contrario, es conveniente mejorar las prestaciones de los cerramientos (colocar aislamiento térmico en la fachada y en el tejado, hacer el tejado ventilado o ajardinado, etc), así como añadir medidas para controlar la radiación solar tales como: colocar protecciones solares móviles exteriores o mejorar la carpintería con cristales con control solar.

Otros pequeños trucos caseros a los que podemos recurrir para estar más frescos en casa en verano son:

1. Utilizar ropa de cama de algodón, que aportará mayor sensación de frescura que otros tejidos. Evitar especialmente los tejidos sintéticos.

2. Apostar por las bombillas LED o de bajo consumo. La luz de estas bombillas se conoce como “luz fría”, ya que emite mucho menos calor que la iluminación convencional. Hacerlo ayudará a evitar que suba la temperatura en el interior de tu hogar y a reducir la factura.

3. Refrescar el suelo de terrazas y jardines con agua. Un truco sencillo pero muy efectivo para aumentar la sensación de frescor del ambiente.

4. Rodearse de plantas. ¿Sabía que son una manera excelente de absorber el calor y que contribuyen a reducir la sensación térmica? Lo ideal es regarlas por la noche, y elegir especies de plantas trepadoras, que actuarán como aislante y refrescarán el ambiente.

5. Para decorar, utilizar colores claros, pues ayudan a reducir la sensación de calor. Se sabe que los tonos claros absorben menos la luz y por ello generan mayor sensación de ligereza y frescor. Utilizarlos en colchas, sábanas y cortinas ayuda a crear un ambiente más agradable en casa.

6. Apagar los electrodomésticos que no usemos. Olvidarse de apagar el televisor o los ordenadores, encender la lavadora, el horno o el lavavajillas puede aumentar hasta 2ºC la temperatura de una habitación.

Y si a pesar de todo, el calor sigue haciéndose insoportable, los expertos recomiendan que ajustemos con cuidado la temperatura del aire acondicionado